¿Secuestró Bielorrusia un avión de Ryanair para detener a un activista opositor?

El vuelo 4978 de Ryanair estaba a punto de comenzar su descenso en Vilnius, Lituania, el domingo cuando repentinamente cambió de dirección después de una «alerta de seguridad», girando bruscamente hacia el este y descendiendo hacia la capital de Bielorrusia, Minsk.

Si esa alerta de seguridad fue una invención de las autoridades de Bielorrusia es ahora el centro de un incidente que ha provocado una condena internacional generalizada y ha planteado serias dudas sobre la seguridad en los cielos. Algunos gobiernos han descrito el incidente como un secuestro autorizado por el Estado.

Te puede interesar: Ryanair está “molesta” con Boeing por posible retraso en las entregas del 737 MAX.

Uno de los pasajeros a bordo del vuelo de Ryanair de Atenas a Vilnius era el activista de la oposición bielorrusa Raman Pratasevich, buscado por diversos cargos. Para él, el desvío era mucho más que un inconveniente. Tan pronto como aterrizó el avión, fue arrestado, según el Ministerio del Interior de Bielorrusia, reseñó CNN.

El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, ha enfrentado las protestas de la oposición desde que se proclamó vencedor el año pasado tras unas elecciones muy controvertidas y ampliamente condenadas por la comunidad internacional.

Pratasevich es uno de las docenas de periodistas y activistas que hacen campaña en el exilio contra los 26 años de gobierno de Lukashenko. Es el fundador del canal de Telegram Nexta, que ayudó a movilizar las protestas contra Lukashenko, y fue acusado el año pasado de «organizar disturbios masivos y acciones grupales que violan gravemente el orden público». Está en una lista de buscados por el gobierno por terrorismo.

Te puede interesar: Ryanair anuncia 500 rutas para el verano de 2022.

El motivo por el que el avión cambió repentinamente de rumbo depende de a quién se crea. Ryanair dice que su tripulación fue «notificada por Bielorrusia ATC [control de tráfico aéreo] de una posible amenaza a la seguridad a bordo y recibió instrucciones de desviarse al aeropuerto más cercano, Minsk».

No es así como las autoridades de Bielorrusia caracterizaron el incidente. El subcomandante de las Fuerzas de Defensa Aérea, el general de división Andrey Gurtsevich, afirmó que después de que se informó a la tripulación de Ryanair de una «posible bomba a bordo», fue el capitán quien «tomó la decisión de aterrizar en el aeródromo de reserva (Minsk-2 )».

Gurtsevich dijo que se envió un avión MiG29 de la Fuerza Aérea de Bielorrusia para monitorear el vuelo y «ayudar» si era necesario.

La versión de Bielorrusia de los hechos ha sido recibida con incredulidad y condena generalizadas entre la comunidad internacional, a pesar de una elaborada exhibición de camiones de bomberos cuando aterrizó el avión, así como de extensos controles de equipaje. No se encontró nada anormal, según Ryanair.

Una razón para el escepticismo hacia la versión de las autoridades bielorrusas: cuando cambió de rumbo, el Boeing 737 de Ryanair, con 171 personas a bordo, estaba mucho más cerca de su destino que de Minsk. Si hubiera habido una bomba a bordo, prolongar el vuelo habría sido una decisión perversa.

Europa y Estados Unidos rechazan la explicación de Bielorrusia

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, tuiteó que era «absolutamente inaceptable forzar a Ryanair a volar de Atenas a Vilnius para aterrizar en Minsk».

«El comportamiento escandaloso e ilegal del régimen en Bielorrusia tendrá consecuencias. Los responsables del secuestro de #Ryanair deben ser sancionados. El periodista Roman Protasevich debe ser liberado de inmediato», dijo von der Leyen en un tuit posterior.

Josep Borrell, el máximo diplomático de la Unión Europea, dijo que el aterrizaje forzoso era «totalmente inadmisible», mientras que el ministro de Transporte de Francia, Jean-Baptiste Djebbari, fue aún más contundente y tuiteó que «secuestrar un avión es inaceptable».

El secretario de Relaciones Exteriores británico, Dominic Raab, dijo que «esta extravagante acción de Lukashenko tendrá serias implicaciones».

Los diplomáticos de EE.UU. también intervinieron, y la embajadora estadounidense en Bielorrusia, Julie Fisher, tuiteó: «Lukashenko y su régimen mostraron hoy nuevamente su desprecio por la comunidad internacional y sus ciudadanos.

» Fingiendo una amenaza de bomba y enviando MiG-29 para forzar a @RyanAir a ir a Minsk para arrestar a un periodista de @Nexta por cargos de motivación política es peligroso y aborrecible».

El vuelo viajaba de una ciudad de la UE a otra, atravesando brevemente el espacio aéreo de Bielorrusia, y su desvío tiene serias implicaciones para las normas de aviación internacionalmente aceptadas.

El desafío para la Unión Europea y sus aliados es proponer acciones urgentes para reforzar sus duras palabras, como reconoció el ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Heiko Maas cuando tuiteó: «Esto no puede quedar sin consecuencias claras por parte de la UE».

No está claro si la Unión Europea abordará el incidente con la Organización de Aviación Civil Internacional, el organismo encargado de regular los cielos del mundo. La OACI dijo a CNN el domingo que «por el momento, esto representa un asunto bilateral entre los países específicos involucrados. Cualquier investigación deberá ser realizada por autoridades nacionales adecuadas», quienes podrían presentar una queja al Consejo o Asamblea de la OACI.

La OACI dijo más tarde que estaba «muy preocupada por el aparente aterrizaje forzoso de un vuelo de Ryanair y sus pasajeros, que podría estar en contravención del Convenio de Chicago». La convención rige las reglas del espacio aéreo, el registro de aeronaves y la seguridad.

Al anochecer del domingo, el vuelo 4978 finalmente salió de Minsk después de siete horas en tierra, pero sin un pasajero muy importante.

Por Tim Lister

También te puede interesar