Boeing reduce la producción del 787 al descubrirse un nuevo problema estructural.

Boeing informó este martes que reduciría su tasa de producción del 787 Dreamliner mientras trabaja en un nuevo defecto estructural relacionado con la producción de su programa de aviones de doble pasillo.

Te puede interesar: La FAA retrasa la certificación del Boeing 777X.

La compañía prevé ahora entregar este año menos de la mitad del centenar de 787 que quedan en su inventario -en lugar de la “gran mayoría” que esperaba-, ya que continúa con las inspecciones y las costosas reparaciones para solucionar los fallos de calidad de los aviones.

Boeing no reveló un nuevo ritmo de producción para el programa 787, pero dijo que cambiaría temporalmente por debajo del ritmo actual de cinco aviones al mes.

Te puede interesar: Air France-KLM en conversaciones con Boeing y Airbus para mega pedido de aviones.

El último nuevo problema, del que informó por primera vez Reuters el lunes, tenía que ver con las brechas donde se unen los componentes en un mamparo de presión delantero, dijo la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos.

La FAA indicó a última hora del lunes que Boeing detectó el problema y lo arreglará antes de que se entreguen los aviones.

“Seguiremos tomándonos el tiempo necesario para garantizar que los aviones de Boeing cumplen con la máxima calidad antes de su entrega”, dijo Boeing.

También te puede interesar