La FAA ordena inspeccionar 9.300 aviones Boeing 737.

La Administración Federal de Aviación (FAA) emitió este jueves una directiva a los operadores de todos los aviones Boeing 737 para que realicen inspecciones ante posibles fallos de los interruptores de presión de altitud de la cabina.

Te puede interesar: Boeing reduce la producción del 787 al descubrirse un nuevo problema estructural.

La FAA exige a los operadores que realicen pruebas repetitivas de los interruptores y los sustituyan si es necesario. La directiva afecta a 9.315 aviones en todo el mundo, 2.502 de ellos registrados en Estados Unidos, informó Reuters.

La directiva fue impulsada después de que un operador informara en septiembre de que ambos interruptores de presión no superaban la prueba de funcionamiento en el ala en tres modelos diferentes de 737.

Te puede interesar: Air France-KLM en conversaciones con Boeing y Airbus para mega pedido de aviones.

La FAA dijo que el fallo de los interruptores podría hacer que el sistema de advertencia de altitud de la cabina no se activara si la altitud de la cabina supera los 10.000 pies, momento en el que los niveles de oxígeno podrían ser peligrosamente bajos.

Las cabinas de los aviones están presurizadas hasta el equivalente a no más de 8.000 pies (2.438 m).

Boeing indicó que apoya «la directiva de la FAA, que hace obligatorio el intervalo de inspección que emitimos para la flota en junio». La FAA no informó de ningún fallo en vuelo de los interruptores.

La FAA dijo el jueves que las pruebas deben realizarse dentro de las 2.000 horas de vuelo desde la última prueba de los interruptores de presión de altitud de la cabina, antes de que los aviones hayan volado 2.000 horas, o dentro de los 90 días de la fecha de vigencia de la directiva.

Boeing revisó inicialmente el problema, incluida la tasa de fallos prevista de los interruptores, y consideró que no suponía un problema de seguridad.

Una investigación y un análisis posteriores llevaron a la FAA y a Boeing a determinar en mayo que «la tasa de fallos de ambos interruptores es mucho mayor que la estimada inicialmente y, por tanto, plantea un problema de seguridad».

La FAA añadió que «aún no dispone de información suficiente para determinar la causa de esta tasa de fallos inesperadamente alta».

La directiva abarca todas las versiones de los aviones 737, incluido el MAX, pero no está relacionada con ningún problema relacionado con la vuelta al servicio del MAX el pasado noviembre.

También te puede interesar